3 tipos de contratos laborales para el futuro del mercado profesional

firmar

 ¿Sabías que existen tres nuevos tipos de contratos laborales? ¡Dales un vistazo para saber de qué se trata!

El futuro de los contratos laborales

El mundo laboral cambia continuamente. Este es el motivo por el que las empresas desarrollan nuevos lineamientos de contratación de personal. Agreguemos a ello la globalización y un mercado creciente con diversidad de profesionales. Como consecuencia, las compañías demandan cada día más características y habilidades que son esenciales en los puestos de trabajo.

De acuerdo con la red social LinkedIn, para el resto del 2020 y 2021 habrá un aumento de demanda de personas cualificadas que posean competencias técnicas y transversales que les permitan adaptarse a diferentes tipos de trabajo y de sectores comerciales.

Por mencionar un ejemplo, las competencias transversales son las llamadas soft skills, o en español, ‘habilidades blandas’. Son el conjunto de características que nos hacen destacar como buenos profesionales.

Las soft skills son la combinación de habilidades de comunicación y sociales como el trabajo en equipo, trabajo bajo presión, capacidad para liderar, resolución de problemas, planificación de tareas y proyectos, responsabilidad, empatía, entre otras.

Contrato laboral: el acuerdo entre las dos partes

La idea de que un solo trabajo será para toda la vida como lo fue para las generaciones baby boomer y X ha dejado de existir. Las empresas buscan perfiles que mejor se adapten a puestos de trabajo específicos y ofrecen diferentes tipos de contratos laborales.

acuerdo

Por tal razón, en Chambazone te decimos los 3 de tipos de contratos laborales para el futuro del mercado profesional.

  1. Contrato por proyecto

Este tipo de contrato permite a la empresa designar con exactitud el sueldo que le dará al trabajador. La remuneración económica dependerá de factores como el giro comercial, la dificultad del trabajo y la duración del proyecto.

El colaborador tendrá la ventaja de trabajar para distintas empresas, consiguiendo mayor experiencia.

  1. Contrato por miniempleo

Es una forma de empleo creada en Alemania y consiste en una baja remuneración económica por un número reducido de horas de trabajo. También se le conoce como empleo marginal. Los minijobs son libres de impuestos para sus colaboradores y son usados para promover el empleo informal. Por ejemplo, los pintores de muros y casas.

  1. Crowdsourcing

Esta es la colaboración abierta y de participación de personas cualificadas para resolver una determinada tarea. Busca externalizar o delegar labores a específicos segmentos de la población.

El objetivo del contrato por crowdsourcing es resolver labores concretas con una menor pérdida de tiempo y con resultados más eficaces. Un ejemplo de crowdsourcing no laboral es la campaña de My Starbucks idea, en la que la compañía alienta a los fanáticos de Starbucks a mejorar la marca y proponer nuevos productos.

contrato

Esto supone la reducción del esfuerzo por parte del cliente, proveedor o empresa. Las ventajas que presenta el crowdsourcing son la disminución de costos, la resolución de problemas de manera innovadora y el descubrimiento de nuevos talentos.

 Por otro lado, los colaboradores elegidos verán recompensado su trabajo de manera directa según corresponda a su trabajo profesional, ya sea como ingeniero, mercadólogo o arquitecto.

Aunque en la actualidad estos tipos de contratos laborales ya se utilizan en países de primer mundo, la realidad en México es distinta.

Con la innovación en los procesos de selección y reclutamiento y una cultura organizacional sólida, quizá se pueda dar paso a nuevos tipos de contratos laborales.

Por Redacción Chambazone │

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *