Hipercapitalismo y nicho de mercado

Los especialistas definen al hipercapitalismo como el reinado del mercado o aumento del espacio de compra-venta.

Hipercapitalismo: mercado libre

Desde hace algunos años especialistas como Gilles Lipovetsky y Jean  Serroy, consideran que vivimos en un hipercapitalismo. No neoliberalismo, no socialdemocracia, no capitalismo. Hipercapitalismo, en términos llanos, el reinado del mercado, un comercio agrandado gracias a Internet.

¿Qué es el mercado? Es el casi interminable sistema de relaciones entre los seres que conforman una sociedad, así como de las sociedades entre sí, para comunicar sus necesidades y aspiraciones, satisfacerlas y organizar la producción y los recursos en función de aquellas necesidades.

Ejemplo 1: soy un diseñador de páginas web que vive en Tepic, pero puedo trabajar desde cualquier lado de la república siempre y cuando haya conexión a Internet. Aspiro a ser mi propia agencia.  Soy una fábrica de muebles en Oaxaca que busca, por otro lado, publicitarse con todas las estrategias de marketing en Internet a fin de encontrar nichos de oportunidad en Tepic, Nayarit.  

Ejemplo 2: soy maestro de matemáticas, con especialidad en ecuaciones diferenciales y lógica aplicada. 15 años de experiencia comprobable. Soy una escuela bimodal de clases presenciales/online que busca profesor para trabajar en un proyecto especial con duración de tres meses, en Zapopan, Jalisco.

hipercapitalismo

Branding

En este  hipercapitalismo predomina una lógica expansionista de la marca en la era  postindustrial (punto de desarrollo de una sociedad en la que el sector de servicio genera más riqueza que el sector industrial). O sea, una expansión del branding, de la construcción de una marca que, al cabo, llegue a esos nichos o segmentos específicos aun poco o nada explorados. 

Esta revolución tecnológica trae consigo una serie de novedades. Por mencionar solo un caso: el paradigma de comprar una vivienda en la ciudad para estar cerca del trabajo se diversificó. El hipercapitalismo, si un nuevo coronavirus no lo para en seco, podría dejar obsoleto ese localismo a ultranza.

Juan Carlos Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *