¿Qué es salario emocional? 

salario emocional

Como factor de motivación y fidelización de los colaboradores en una empresa nace el salario emocional. Conoce qué es y algunos ejemplos.

Remuneración extra  

En los últimos cinco años las empresas y organizaciones han gestionado la retención de talento a través de diferentes mecanismos. Esta área ha crecido a la par de los procesos de recursos humanos. 

Como sabemos, el salario cuantitativo es la primera y máxima razón por la que las personas ingresamos a una fuente de empleo. A medida que pasa el tiempo y permanecemos dentro de una organización, en ciertos casos, van aumentando las retribuciones económicas. 

Como alternativa a la remuneración dineraria algunas empresas han optado por incluir el llamado salario emocional para sus colaboradores. 

¿Qué es salario emocional? 

Desde el punto de vista técnico dice lo siguiente: “el salario emocional es un concepto asociado a la retribución de un empleado en la que se incluyen cuestiones de carácter no económico, cuyo fin es satisfacer las necesidades personales, familiares y profesionales del trabajador, mejorando la calidad de vida del mismo y fomentando la conciliación laboral” (EAC). 

Se trata de un concepto que va mucho más allá pues lo que se busca es fidelizar y remunerar a la plantilla de trabajo por medio de beneficios específicos. 

El salario emocional a menudo suele confundirse como el salario en especie. La diferencia radica en que el salario en especie entra dentro de este tipo de retribución como pueden ser los bonos por productividad, seguro de gastos mayores, entre otros. 

El rol que juega la gratificación emocional es ser el detonante motivador, de este modo las plantillas de trabajo edifican un sentido de pertenencia hacia la organización. 

salario emocional

Beneficios extras  

Los cambios en las actuales relaciones laborales y en un mercado profesional en constante evolución, las compañías y los freelances han adoptado nuevas formas de remuneración logrando resultados exitosos. 

A continuación, veamos algunos ejemplos de salario emocional: 

Horario flexible: estar ocho horas en la oficina no es sinónimo de productividad. Significa una mejor distribución del tiempo en las entradas y salidas, así como los horarios para comida y salida.  

Planes de desarrollo profesional: conocido como plan de carrera profesional. Este consiste en un proyecto de formación individual del colaborador donde la empresa le facilita los medios (físicos y económicos) para su desarrollo dentro de la empresa. 

Teletrabajo: en la llamada nueva normalidad el trabajo desde casa es una realidad. Realizar el trabajo desde casa conlleva a diferentes beneficios como evitar el tiempo perdido en el tráfico, reducción de gastos en transporte y reducción de estrés. 

Beneficios sociales: estos incluyen extras como seguros, planes de ahorro, planes de jubilación (aunque este ya no es muy vigente), bonos de transporte y alimentación, bonos de asistencia, entre otros.  

Otros ejemplos: algunos son de carácter personal como capacitación gratuita, días libres, costes de educación, voluntariado y por supuesto, el reconocimiento a tu trabajo. 

salario emocional

El salario emocional supone una mejora sustancial tanto de productividad como de bienestar personal puesto que por medio del reconocimiento y los beneficios otorgados se logran mejores resultados.   

 

Por Leopoldo Morquecho│

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *